Aula Segura

No es comparable un alumno escolar que hace la cimarra a uno que golpea o hiere brutalmente a un profesor o a un compañero. No es lo mismo, bajo ninguna circunstancia. Un estudiante que lance una bomba molotov, o uno que ocupe algún tipo armamento en un establecimiento educacional debe ser expulsado inmediatamente, no suspendido temporalmente.  No podemos poner en riesgo la integridad de quienes van a la escuela a estudiar para salir adelante.

Puede sonar duro, pero esa es la realidad que hoy se vive en varias casas educacionales escolares de Chile. Es verdad que el problema se debe tratar de fondo, y que hay que hacer un trabajo completo desde la base, desde el ingreso del alumno al sistema educacional, pero hoy en día debemos tomar acciones inmediatas que nos permitan dar seguridad a quienes  realmente están interesados por estudiar.

Es de suma importancia tratar el tema de la violencia en los colegios. La oposición ha puesto trabas y  ha querido transformar un proyecto al cual el Gobierno le dio urgencia, eso ya se está volviendo costumbre, para mal de los chilenos. Pero, como siempre he dicho, las posturas políticas no deben entorpecer el bien común, y la educación de nuestros niños y jóvenes debe ser siempre prioridad. Dejemos de enredarnos en pequeñeces y egos absurdos que nos llevan a nada bueno.

Aula segura es el camino correcto que debemos tomar hoy, pues así protegeremos a los alumnos que quieren estudiar y a los profesores que quieren enseñar. El Aula Democrática no es una propuesta con medidas concretas, y priva de atribuciones de expulsión al director; sin duda, esto acoge, de alguna manera, las conductas violentas de los alumnos que, al solo ser suspendidos, podrán volver a ofuscar a su entorno.

Protejamos la educación pública, protejamos al país, protejamos a quienes en sus manos tienen el futuro de Chile, protejamos a quienes hoy están expuestos al peligro y a la violencia. Yo estoy con los estudiantes que quieren aprender en un ambiente adecuado y seguro.

Add Comment