Para la comunidad fue muy importante ver que la ciudad volviera a la normalidad luego de vivir uno de los terremotos más grandes en la historia. Por lo anterior, el Municipio despejó las principales calles con escombros. Asimismo, trabajó arduamente para demoler en promedio 27 casas y construir aproximadamente 10 viviendas de emergencia al día.